Si queréis encontrar el éxito por vuestra propia cuenta, este artículo es para ti. Si queréis convertirte en un emprendedor y organizar vuestra propia empresa, emprender es un acto de organizar desde cero una empresa o una organización, en la que cargas con toda la responsabilidad operativa y ejecutiva de la misma, tenéis que asumir muchos riesgos y si todo sale bien, alcanzaréis el éxito empresarial. Con una idea bien formada en vuestra cabeza y una organización previa y mucha disciplina, podéis concretar la idea que habéis tenido y convertirla en realidad. Si hacéis esto y todo marcha bien en vuestra empresa u organización, ¡Enhorabuena! Ya se puede decir que sois un emprendedor.

Esto por sí solo no va a garantizar el éxito de vuestro producto de emprendimiento, por lo que lo primero que debéis quitaros de encima es el miedo, nadie toma riesgos con miedo, tenéis que verte y hacer las cosas como lo que queréis ser: un emprendedor, debéis alejarte de la gente que no aporta nada a vuestra empresa ni a tu vida, por lo que debéis rodearte de gente que os inspiren a ser mejor. Las cualidades de emprendedor muchas personas las pueden tener, pero no importa tenerlas y no usarlas, tenéis que pasar de la táctica a la práctica si queréis tener verdadero éxito en vuestra propia empresa.

El principal obstáculo a vencer: ¡Tú mismo!

El miedo al fracaso es el principal problema de un potencial emprendedor, sabemos que salir de la zona de confort no es tarea fácil y ese es el principal obstáculo. Las personas piensan que si arriesgan todo por una empresa de su propia autoría, no van a obtener ganancias suficientes para volver a reponer el dinero invertido, por lo que prefieren seguir ganando diario en el trabajo que los hace más estables. Otra razón por la cual los emprendedores potenciales no triunfan, es porque ni siquiera tienen una idea clara del modelo de negocio que quieren implantar, ni siquiera conceptualizan en su mente lo que realmente quieren, con ese pensamiento disperso nunca llegan a nada y no lo condensan para lograr un objetivo en concreto.

Hay personas que confían el éxito o fracaso en los números. Es decir, se fían de las estadísticas y, como ocurre en todos lados, la tasa de fracaso es alta y algunos se dejan llevar por este número, sin pensar que su empresa podría dar un vuelco a la estadística y ser exitosa. Hay muchas personas que piensan (y de seguro que vosotros también lo pensáis) que ser emprendedor es una ciencia pura. Lo que quiero decir es que algunas personas tienden a echarse para atrás debido a que no saben ni conocen del tema y piensan también que es cosa de científicos, algo muy inalcanzable para una persona común cuando es todo lo contrario.

Una ayuda inestimable: la tecnología

La tecnología es la mejor aliada para impulsar el emprendimiento, puesto que ya hay sistemas, aplicaciones y plataformas que os ayudarán a empezar vuestra empresa u organización venciendo los miedos mencionados líneas arriba. Con el uso masivo de las redes sociales, podéis atraer a un número mayor de gente y de clientes objetivos, así que el uso adecuado de estas tecnologías puede ser clave para el éxito de vuestra empresa a corto, mediano y largo plazo.

Algunas plataformas hacen que el emprendimiento sea más fácil de llevar, ya no estamos en los años 70 del siglo pasado, en el que el emprendimiento además de ser costoso, implicaba invertir demasiado tiempo y tener inversores pesados para que pudiesen financiar vuestra idea. En el siglo XXI hay tecnologías que pueden llevar la contabilidad de manera fácil para personas que no tienen experiencia en el campo y para los que no tienen dinero para contratar un administrador ni un contador. Además de que hay algunos programas web que pueden ayudar a que encontréis proveedores que puedan comercializar los productos de vuestra empresa.

Existen muchas ayudas en cuanto al mercadeo de productos, podéis hasta hacer mercadeo por correo electrónico sin necesidad de incurrir al molesto spam. Otras tecnologías os pueden ayudar a gestionar vuestra propia web sin necesidad de que seáis expertos programadores en el área, podéis compartir archivos en líneas y en tiempo real, así vuestros socios e inversores pueden tener información clara y veraz y en un corto período de tiempo, lo que reduce la burocracia. Además del tema de las redes sociales, que, dependiendo de cuál de ellas usan más vuestros clientes potenciales, podéis hacer la mejor estrategia de mercadeo para que atraigas más y más clientes.

Lo más importante de la tecnología es que, dependiendo del modelo de negocio que queráis, no se necesita un espacio físico en el cual puedas desarrollar vuestra actividad económica, puesto que lo podéis hacer desde vuestra propia casa. Es más, podéis comunicaros con los socios y empleados desde vuestro smartphone, no importa en qué parte del mundo se encuentren.

Podéis convertiros en un emprendedor de diferentes maneras

En el siglo XXI podéis emprender vuestro propio negocio de múltiples maneras, es más, podéis hacerlo desde vuestro trabajo formal, es decir, en los tiempos libres que pasas en casa, como os he dicho antes, ya no se necesita una entrega completa a la idea. Muchos emprendedores exitosos han empezado a implantar su idea de negocio en los tiempos libres y los fines de semana, cuando la idea está dando frutos, allí si es momento propicio para dedicarle el tiempo completo. La ubicación es lo de menos, da igual si tenéis un establecimiento físico o mediante la web, incluso podéis tener ambos.

Debéis tener claro el tipo de negocio que vais a implementar

En lo primero en que debéis pensar, es en un producto que tenga demanda y vosotros estén dispuesto a cubrirlas, esta oportunidad es clave y capitalizarla con un producto de alta calidad garantizará vuestro éxito. La demanda hará que vosotros seáis los proveedores de la oferta. Ley clásica de la economía. No importa que os apasione la idea, eso no lo es todo, es una parte importante, sí, pero debéis pensar más allá, ya que vuestro producto podría no ser demandado y se convertirá en un fracaso, así sea producto de la pasión más pura que llevéis dentro de ti.