El deporte es, sin duda, uno de las pasiones y entretenimientos más importantes del mundo. El público en las bancas se siente sumamente atraído por un balón, una técnica o una estrategia. Desde las casas, familias y amigos se sientan en conjunto para disfrutar de la final del mundial de fútbol, el partido de baloncesto o el Grand Slam en tenis. Pero… nos hemos dado cuenta de que las vistas al partido siempre se realizan en tercera persona, es decir, desde afuera. ¿No es acaso posible poderse deleitar con la efusión de la actividad deportiva desde muy cerca? Antes no lo era, pero ahora sí.

¿Y cómo? Gracias a la nueva startup española que ha creado una camiseta con sistema de cámara integrado, First V1sion, a fin de conseguir una perspectiva subjetiva de la pasión del deporte, o mejor dicho, con el objetivo de vivir el deporte como el mismo atleta. ¿Suena bien, no? Es real. Lo único que no graba es sonido, una solicitud hecha propiamente por los deportistas. Tener una cámara sujetada al cuerpo solo era un tema de la Fórmula 1, por ejemplo, ya que en el fútbol, el rugby o fútbol americano, además de ser incómodo, podría ocasionar accidentes entre los mismos jugadores.

José Ildefonso es el autor de esta innovación, acompañado de diseñadores e cerrajeros A Coruña, quienes han ubicado la pequeña cámara en el área delantera de la camiseta inteligente, más específicamente, en la zona del pecho. Así pues, la primera vez que la camiseta se probó fue en un juego amistoso del equipo Córdoba CF, y un punto todavía más interesante de ella es que también recauda datos de la actividad cardiaca del jugador. Por ello es que está triunfando y siendo atraída por muchas empresas así como por la televisión.

Se estima que el mercado llegue, nada más y nada menos, que a los $ 500 millones. De hecho, Telefónica es una de las empresas accionistas. Cabe destacar que la disponibilidad de las camisetas es limitada porque solo se centran en alquileres y prontamente se sacará una versión de corte comercial para aquellas personas no profesionales.