Emprender es siempre una aventura. Una aventura en la que es necesario minimizar los riesgos. Y un buen comienzo es la mejor manera de conseguirlo ¿Cómo? Con un buen estudio de mercado que indique si el servicio o producto que vamos a ofrecer tendrá demanda, qué tipo de clientes debemos buscar o en qué debe mejorar el producto antes incluso de su lanzamiento.

A veces se piensa que se ha tenido una idea genial y se lanza sin más. El resultado: en poco tiempo la realidad dirá que tal vez en enfoque no era el adecuado y se habrá perdido tiempo y, lo que es peor, dinero. Siempre es mejor realizar una pequeña inversión previa que nos diga si el camino es el correcto o si nuestra idea no es tan buena como pensamos.

¿Pero cómo hacer un estudio de mercado? No es sencillo. No se trata de una simple encuesta. Es necesario tener muy claro a qué público objetivo queremos dirigirnos, analizar al detalle gustos y necesidades, lo que buscan y lo que pueden llegar a demandar en un momento determinado. Diferenciar por edades, gustos, sexos, ubicación geográfica, o incluso poder adquisitivo ayudará a delimitar estratégicas. Las redes sociales, en este sentido, pueden ayudar mucho.

Pero no solo hay que hablar de público o clientes, hay que hablar de mercado. Es necesario ver su tendencia general, cómo ha cambiado en los últimos tiempos, qué sectores han cobrado importancia y cuáles la han perdido.

Analizar la competencia es otro aspecto esencial. Siempre es bueno ofrecer algo diferente, algo distintivo. Innovar y diferenciarse de los demás es un paso importante para atraer la vista de los posibles clientes. Y, siempre que sea posible, hay también que analizar precios para ser también competitivos en este sentido. Hay que conocer muy bien al otro para enfrentarse a él con garantías de éxito. Revisa incluso sus estrategias de marketing, puede que te den pistas importantes.

Son aspectos clave que hay que tener en cuenta antes de lanzarse a la aventura. Aspectos que hay que analizar muy en profundidad y dejar, siempre que sea posible, que sea un profesional quien lo haga es el mejor consejo.