¿Crees que estás en el camino de la independencia al emprender? Pues bien, muchas veces es difícil diferenciar si estamos trabajando como empleados o si estamos comenzando a emprender nuestro propio camino, pero lo cierto es que existen algunas preguntas fundamentales que podemos llegar a hacernos en estos casos, y que sirven para responder de forma definitiva cualquier tipo de duda que tengamos al respecto, a partir de sus respuestas, no más que eso.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que mucha más gente de la que realmente es dueña de sus negocios personales se considera emprendedora, y como consecuencia de ello, vale la pena hacerse estas preguntas para saber en qué sitio nos encontramos.

En efecto, antes que nada tienes que detenerte en la cuestión de la mentalidad, fundamental pensando que es allí donde comienza a diferenciarse la posición de empleado o empleador, así que debes proyectarte a ti mismo.

Es probable que si tienes mente de empleador, te encuentres en muchos momentos con que estás realizando más acciones de las que deberías dentro de la empresa, involucrándote un poco en todas las labores, pues eso es lo que hacen los emprendedores. Si en lugar de eso te hallas centrado únicamente en realizar tu labor dentro de una organización, te parecerás más a un empleado.

De la misma manera, al pensar en empleados, tienes que tener en cuenta que casi siempre un empleado es una persona que desarrolla un papel concreto en una empresa, que tiene seguridad laboral, y que cuenta con ingresos fijos, con habilidades que se limitan a sus necesidades. Un emprendedor, mientras tanto, casi nunca cuenta con esa seguridad inicial, y tiene que buscar un crecimiento que vaya mucho más allá de lo que hace hoy en día.

El paso de empleador a emprendedor no siempre resulta natural, y es por este motivo que dependerá de la mentalidad y la actitud de cada persona, ya que no todo el mundo puede llevar a cabo sin un período de adaptación a este puesto las labores que el mismo requiere.

Si esperas ansioso que sean las 6 de la tarde para terminar tu turno de trabajo porque quieres volver a casa a disfrutar del descanso, es probable que tu pensamiento se asemeje mucho más al de un empleado que al de un emprendedor, que normalmente no tendrá un horario de oficina fijo, sino que desarrollará tareas en diversos horarios.

Fernando, un ex empleador de cerrajería que consiguió emprender por su cuenta y se transformó en el creador de una empresa de cerrajeros profesionales que cuenta con muchísimos empleados, nos comenta al respecto que una de las claves tiene que ver sin dudas con la insistencia, y es que la única diferencia entre un emprendedor exitoso y uno que no lo es son la cantidad de veces que ha caído en sus intentos de llegar a los resultados buscados.

Este cerrajero matriculado comenzó con una pequeña empresa, y hoy se ha convertido en una de las mejores opciones en cerrajería de urgencia las 24 horas de su región.