En el año 2014 nació una plataforma que buscó simplificar las relaciones entre comercios y la banca. Sus CEO: Alberto Molpeceres y Gonzalo Valverde quisieron ofrecer en bandeja de oro un lugar único de pago en la moneda del euro a fin de condensar los procesos bancarios y evitar el trabajar con los distintos bancos de la Unión Europea.

La aplicación ofrece dos vías para estar en contacto con los comercios, de acuerdo al tamaño de las mismas. Si se trata de pequeñas empresas que pueden prescindir de algún tipo de integración de la tecnología, simplemente pueden acceder a Besepa sin previo procedimiento y de esta manera tramitar de forma simple los recibos, porque Besepa se encargaría de lo restante, que se centra en el envío de domiciliaciones.

Sin embargo, cuando se trata de empresas de mayor calibre que realizan y tienen inmensas cantidades de recibos, entonces estas deben optar por la API que se debe adjuntar a los sistemas de empresas a fin de poder gestionar los datos de manera centralizada. La monetización de esta startup se basa en el porcentaje de ganancia por transacción realizada y sus tarifas son de 5 a 20 céntimos. Como aporte y Responsabilidad Social Empresarial, a las ONGs se les ofrecen paquetes especiales. Dice Valverde que esta es una manera de contribuir al mundo.

Ahora bien, el objetivo mayor de esta plataforma es convertirse en una entidad de pago para poder simplificar aún más las tareas operativas, puesto que se podrá prescindir de los bancos, pero para eso se necesita primeramente una licencia específica que es un paso sumamente necesario y legal. De igual manera, quiere la conciliación de todo movimiento de las cuentas bancarias.

Para enero de este año era ya un poco más de 60 empresas que trabajan con esta aplicación y se ha seguido la búsqueda de ellas en los distintos rubros. Los fundadores se sienten positivos y optimistas ante el crecimiento de la app y creen que en tiempos muy cercanos se abrirán nuevas fronteras.